Quiero escribir a las sombras, y ser coherente una vez por semana, y tener remordimientos de conciencia una vez al mes en días de resaca. Y salir ahí y que me detengan y en la pelea que da calor, donde no se sienten los golpes, defender los que creen en la luna... y morir cada noche en manos del viento. E inyectarme vida. Romper el cascaron del silencio y gritar, por el corazón. Gritar por que todo va a morir mañana.

No hay comentarios: