Me duele el dolor. Pero al dolor le duele el motivo. Mi pólvora no tiene mecha porque a ella le sirve mi palabra. Mi palabra enciende al llanto pero no para llorar sino para que lloré él mientras le escribo una canción de calcetines a cuadros.

No hay comentarios: