Destino, he dejado de seguirte
tengo la promesa del agua derramada
tengo el antifaz de la desidia bebiendo de mi copa
detrás no hay excusa, no hay arrepentimiento,
dos siglos menos hubieran bastado
pero ya es mía la derrota
y no quiero dejar la trampa a otra quimera.

No hay comentarios: