No sé dónde está el final de la salida, llevo saliendo una eternidad sin moverme de sitio.

4 comentarios:

O gato de Dalí dijo...

El autoengaño. La fantasía, el mundo de la ilusión. El todo y la nada. Vacío en si mismo, lleno de todo lo abstracto.

Y quién mejor que tú para plasmarlo?

Raquel dijo...

O tal vez sea el mundo el que permanece inmóvil, estático, ajeno a tus movimientos. Tal vez la salida ya no está allá a donde te dirigías, ahora es otra, porque tú ya no estás en el lugar de antes. Ya no esperas nada pero sigues andando, escribes palabras que apenas expresan la impotencia, la angustia, el deseo de llegar a algún sitio. Notas unos pasos a tu lado de alguien que también busca.Silencio. No hace falta decir nada…

mateosantamarta dijo...

Suficiente hacer que ese sitio sea acogedor. agaracias por tu visita. SALUD!

Daniel dijo...

Quizás no debas buscar el final de la salida, sino el comienzo; a veces está en el mismo punto en donde permanecemos quietos esperando ver la salida.
No la verás con los ojos.