Como un acantilado tu justicia sobre y hacia la mar, se ahoga y se recrea de la furia y de la sal con la guerra en tus entrañas, por el significado, y en la trinchera las cáscaras de lo que llegó a ti y fue tornado a tu silencio que te empequeñece, dulce error de la torpeza, tu lucha dentro de tu tráquea como una mariposa sin fe en el lenguaje, has dejado cubrir a las sombras tu rostro que nos mira como un verso inacabado y te hablan de los buques y sus estruendos y tú que estuviste allí, no respondes, pero la barbarie de las olas en tu pecho, despierta al rayo, y en tu pecho queda, tan lejano que ni la muerte nos dejaría comprender qué tan violento que se queda en ti, en la distancia.

2 comentarios:

El Escritor dijo...

tu lucha dentro de tu tráquea como una mariposa sin fe en el lenguaje...

Wow, me encantó esa frase, ME ENCANTÓ.

Omar(enletrasarte) dijo...

se queda en la distancia, porque él es todo distancia, rayo y olas al pecho...fuego y agua...contrarios...nuestra LEY

Me he venido para acá

te mando un saludo desde el sur